Vio y escuchó lo que otros no

Activista pide que crímenes de paramilitares colombianos no queden impunes

Publicado: 2013-03-13

(EFE).- El colombiano Franklin Castañeda, abogado defensor de los Derechos Humanos, se encuentra en España para pedir a las autoridades del país que presionen a Colombia para que se respeten los derechos humanos y "se juzguen los crímenes de los paramilitares".

En una entrevista con Efe, Castañeda explicó que un grupo "de 12 a 15 defensores de los derechos humanos" colombianos se encuentran en Europa para dar a conocer a los gobiernos de los distintos países "su versión de lo que está ocurriendo en Colombia".

El objetivo final es hacer que el próximo mes de abril, en las Naciones Unidas, los países europeos "presionen a Colombia para que cumpla las recomendaciones que se le hicieron" en el examen periódico universal al que se sometió en 2008.

En su visita a Madrid, Castañeda se reunió con funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y representantes de diferentes partidos políticos y este jueves viajará a Suiza para hacer lo mismo.

Una de las principales preocupaciones de Castañeda es que "los crímenes de los paramilitares queden impunes" debido a la aprobación de varias leyes que pueden favorecer esto.

"En 2005 se aprobó la Ley de Justicia y Paz para los paramilitares, de los cuales hay 16 condenados y más de 3.000 libres. En la práctica supone pues que si piden perdón no se les investiga", lamentó.

También denunció la aprobación del Fuero Penal Militar que, en su opinión, permite al Ejército colombiano "autorregularse y autojustificarse".

Aunque el Fuero excluya explícitamente los denominados "falsos positivos" -civiles asesinados por militares que alegaron que eran guerrilleros-, Castañeda mostró su temor de que también se juzguen por esta vía "al no estar recogidos en el código judicial".

Para Castañeda tanto la Ley de Justicia y Paz como el Fuero Penal Militar suponen "una amnistía de facto" para los grupos paramilitares, por lo que "no se está aplicando la Justicia".

Castañeda reconoció que quizá estas medidas puedan ser un paso para la paz pero advirtió de que "las víctimas perderían sus derechos" y que, en cualquier caso "si el Ejército no se depura y la doctrina militar no cambia, esto se nos vuelve a repetir".

La vinculación de los defensores de los Derechos Humanos con la insurgencia es otra de las grandes preocupaciones de Castañeda, quien también preside la Fundación de Solidaridad con los Presos Políticos (FCSPP) y quien afirma que "la comunidad con la que trabajamos sí nos reconoce pero los de fuera sólo hacen caso de lo que se publica" en los medios.

"Se nos ha estigmatizado de tal manera que en el imaginario colectivo colombiano se nos vincula con guerrilleros y no sólo a nosotros, sino también a periodistas que levantan la voz", afirmó.

El presidente de la FCSPP denunció que el "16 % del PIB colombiano está comprometido en demandas que tiene la Fiscalía por abuso de detenciones" y es que, según denuncia Castañeda, "a mayor número de detenciones, mayor número de votos".

El abogado colombiano dijo que su organización apoya el proceso de paz abierto con las negociaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), pero criticó el "secretismo y la falta de participación ciudadana" en esas conversaciones.

"A pesar de que nos parece positivo nos gustaría que el proceso fuera diferente. Necesitamos una paz integral por lo que deben participar todos los actores. Ahora por ejemplo hay un repunte de la actividad del Ejército de Liberación Nacional", dijo.

Castañeda advirtió de que la paz "no es sólo que los fusiles de las FARC se silencien" y necesitará del respeto "a las garantías políticas".


Escrito por

Laura Ramírez

Estudiante de Comunicación Social-Periodismo Redactora de Lamula.pe


Publicado en

La Mula y el Mundo

Otro sitio más de Lamula.pe