Vio y escuchó lo que otros no

Flexibilidad y Seguridad en el empleo y el trabajo en Alemania

Publicado: 2013-03-23

Alemania es la economía más importante y dinámica de la Unión Europea (UE). Asimismo es una de las pocas que no confronta actualmente la recesión. Sigue creciendo, aunque cada vez menos, y es posible que en el año en curso descienda aún. Creció solamente 0.8 % el año pasado; y se piensa que lo hará igual o en menor medida incluso el año que se inicia. Sin embargo, sigue creando empleo, y su tasa de desempleo, 5.4 % en noviembre de este año, es una de las más bajas del continente, y en el curso de los últimos doce meses disminuyó ligeramente aún, 0.36%1. ¿Cómo se explica este resultado? Generalmente el desempleo disminuye con el crecimiento de las economías, y aumenta cuando este se reduce. Una disminución del ritmo de crecimiento del PIB germano debería haber aumentado el desempleo. Ha sucedido diferente. Cuatro hipótesis al respecto. Primera: la disminución el dinamismo económico promedio oculta el dinamismo de las exportaciones alemanas, que crecen actualmente a un ritmo muy superior al del conjunto de la economía2.  Las actividades de exportación son altamente consumidoras de fuerza de trabajo muy calificada3 o de calificación media, cuya demanda aumenta rápidamente en consecuencia. Segunda: esta demanda aumenta asimismo por el envejecimiento de la población, y las perspectivas de una disminución importante de su volumen. La demografía alemana es particularmente débil.   Tercera: el país confronta un déficit relativo de graduados universitarios cuya importancia es subrayada por su desarrollo tecnológico. Es así que la proporción de personas con 30-34 años de edad que han obtenido un diploma universitario es sensiblemente menor en Alemania (30.7%), que en Francia (43.4%) y España (40.6%). Cuarta. El trabajo a tiempo parcial y el subempleo promovidos por el gobierno estabilizan el empleo en aquellas actividades cuyo dinamismo ha sido afectado y crecen escasamente. En este contexto, las instituciones laborales y la inmigración selectiva juegan un papel de primer orden en la estructuración de una de las más acabadas políticas neoliberales de flexibilidad y seguridad parcial en el empleo. Me referiré a ellas.

Cogestión

Es una de las instituciones políticas y sociales básicas alemanas. Conocida como Mitbestimmung, fue establecida luego de la segunda guerra mundial y empezó a ser implementada en 1951. Establece la participación conjunta de los trabajadores y los empleadores en la determinación y gestión de las relaciones de trabajo. En general, los consejos de administración (Aufsichtsrat) y los comités directivos de las empresas (Vorstand) pueden solicitar una amplia información, ser consultados, deliberar y opinar sobre los diferentes asuntos de interés de la empresa, pero el tratamiento de ciertas  de estas materias exige codecisiones de las empresas y los representantes de los trabajadores: así es el caso en asuntos de personal y sociales, salud y seguridad laboral, organización de la escala salarial, fijación de los ritmos de trabajo y primas.

La participación de los representantes de la empresa y de los trabajadores en los consejos y comités en las empresas de más de 2000 trabajadores es paritaria; en aquellas de 500 a 2000 trabajadores, los sindicatos tienen un tercio de las plazas. Su desarrollo ha contribuido a la flexibilidad de la fuerza de trabajo; al diálogo entre las partes y la disminución sensible del conflicto laboral; a la adaptación a los cambios tecnológicos y organizativos necesarios; y a la moderación salarial. Los conflictos sociales son raros y la huelga casi inexistente. Los salarios mensuales reales permanecieron estables durante las últimas dos décadas a pesar de un aumento de la productividad de 22.% 4.  La moderación de los salarios convencionales ha continuado durante los años de relativo auge económico posteriores a la crisis de 2008-2009 y solamente el año en curso ha sido superada 5. Sin embargo, la cogestión no deja de plantear problemas. Destinada a facilitar la toma de decisiones en la empresa, puede demorar éstas, y obstaculizar arbitrajes urgentes. Por otro lado, la globalización puede imponer decisiones de difícil adopción. Es el caso de la deslocalización empresarial. Por su parte, la concentración de poderes puede generar corrupción, en particular de los representantes sindicales de algunas grandes empresas. Asimismo, en Alemania la negociación colectiva se desarrolla principalmente al exterior de las empresas. Estas las aplican pero sus ejecutivos y sus dirigentes sindicales no participan en su elaboración. En Alemania, 62% de los trabajadores son cubiertos por la negociación colectiva. Muchas empresas siguen sus pautas, pero ello no es obligatorio.

Tiempo parcial

La reducción temporal de la duración de la jornada legal o convencional del trabajo, ayuda a salvaguardar el nivel de empleo6. La legislación alemana preveía esta opción durante seis meses. Sin embargo, es una opción de género, cultural si se quiere, en buena medida ajena a las coyunturas. Las asignaciones familiares son generosas pero  escasea relativamente casas cuna y jardines de niños; su penuria  es cubierta parcialmente por el cuidado materno. Para que una madre de familia trabaje, frecuentemente debe hacerlo a tiempo parcial. Es la razón por la cual la mayor parte de estos trabajadores tendencialmente son mujeres; éstas representaron 81.6% de los trabajadores a tiempo parcial el 2011; ese año los hombres sumaron solo 18.4%. Es también una de las razones por las que los ingresos medios de las trabajadoras son bastante inferiores a los de los trabajadores. Sobre el particular dos indicadores. Por una parte, el 2010, el salario horario de éstos fue 22.3% más elevado que el de aquellas. Por otra parte, el 2008 la duración promedio del trabajo a tiempo parcial fue de 17.9 horas. Aquella de quienes trabajan a tiempo completo, 41.7 horas.

Durante la recesión de 2008, las empresas agotaron en buena medida las posibilidades abiertas por la ley sobre trabajo a tiempo parcial en caso de crisis. El gobierno, con el apoyo de los empresarios y los sindicatos, decidió prolongarlas durante 18 meses. La medida comprendió la reducción de los salarios, programas de formación profesional excepcional durante el tiempo de paro parcial y su financiamiento estatal. La extensión terminó en 2011, pero no extrañaría su reconducción de reaparecer los problemas de empleo. Frenó el desempleo y promovió, incluso, su reducción entre los hombres, sin modificar su evolución entre las mujeres. Es así que entre 2008 y 2011, los años durante los que funcionó la extensión, la parte de trabajadores a tiempo parcial aumentó de 9.3% a 10.3% entre los hombres; permaneciendo estable (45.7%) entre las mujeres.

Educación dual

El aprendizaje en alternancia – escuela, empresa--  es esencial en la formación profesional alemana. Aunque tiene antecedentes en los gremios y corporaciones de la Edad Media, fue negociado en los años 1970 por las organizaciones sindicales y los empleadores7. Dos terceras partes de los jóvenes que concluyen la escuela obligatoria o la escuela sucesiva para la formación superior, han frecuentado este sistema. Coincidentemente, 60% de la fuerza de trabajo ha recibido formación dual. Con su concurso, las empresas se aseguran  las calificaciones medias que requieren; y los jóvenes, un empleo para el cual han sido formados. La combinación del aprendizaje en el puesto de trabajo, y clases en centros de formación, ha demostrado su eficacia. Se señala al respecto una productividad elevada, 9.7% mayor que en el conjunto de la Zona Euro (ZE)8; y una relativamente baja tasa de desempleo juvenil: 10.9% solamente. Las proporciones de éste son bastante mayores en Francia (20%), en Italia (25.8%), y sobre todo en España (54.5%). Lo cual no implica ausencia de problemas, en particular la heterogeneidad de las formaciones que el aprendiz recibe en las empresas –cuyos niveles tecnológicos y organización son fuertemente disimiles--;  los bajos salarios que perciben9; la aleatoriedad de su contratación al finalizar el aprendizaje; y las dificultades que pueden confrontar para continuar estudios universitarios10.

Empleo precario

Peter Hartz, director de personal de Volkswagen, propuso durante los años 2003 y 2004 un conjunto de disposiciones destinadas a unificar los sistemas de ayuda social y de prestaciones de desempleo,  y a endurecer las condiciones de indemnización del desempleo de largo plazo11. Fueron aprobadas con el patrocinio de Gerard Schroeder, el Primer Ministro social demócrata de la época. Regulan y promueven dos modalidades de trabajo precario: los mini-empleos (con salarios de menos de 400 Euros) y los empleos-medios (con salarios entre 400 y 800 euros). Los primeros sumaban 6.8 millones de trabajadores a fines del 2010, los segundos, 700,000. Representaban en consecuencia algo menos de 20% de la fuerza de trabajo. No habiendo sido establecido un salario mínimo en Alemania, señalaré que su remuneración constituye entre 28.1% y 56.2% del salario mínimo francés bruto12. No pagan impuestos ni cotizan a la seguridad social médica pero pueden cotizar voluntariamente al fondo de pensiones. Son de corta duración. Duran un máximo de 2 meses o 50 días pero pueden ser renovados. Instauran un caso atípico de promoción y financiamiento estatal del trabajo precario y el subempleo.

Los empresarios asumen bastante parcialmente esas remuneraciones sufragando 30% del salario, así como un pago de 2% al fisco y de 28% a la seguridad social. De 400 Euros, pagan 120; el resto es sufragado por el Estado.  Aunque puede exigírseles 40 horas de trabajo semanal, los trabajadores completan sus ingresos recurriendo al trabajo en negro con el mismo empleador. Es una fuente importante de desregulación del mercado de trabajo y de explotación laboral. Una sentencia de la Corte Constitucional de Karlsruhe señala que las indemnizaciones de desempleo establecidas no garantizan una existencia digna, y por ello son contrarias a la legislación alemana. El impase jurídico y político no ha sido superado. El gobierno trata de remediarlo con medidas parciales de escaso alcance que retardan la necesaria promulgación de un salario mínimo.  No obstante el interés que pueden suscitar entre los empresarios, su número no se ha incrementado; incluso ha disminuido ligeramente. Incide en esta tendencia la segmentación creciente del mercado de trabajo alemán, en el cual la demanda de fuerza de trabajo altamente calificada es creciente.

Inmigración

Otro tema de discusión es el papel de los inmigrantes en la construcción del paradigma laboral alemán. La crisis económica ha obligado a muchos países europeos a cerrar prácticamente sus fronteras y, al mismo tiempo, a promover implícitamente el éxodo de sus nacionales o residentes. Son los casos bien conocidos de España, Grecia e Italia. En este contexto, Alemania se ha convertido en emporio de la contratación de extranjeros, la cual se sustenta en la existencia tanto de una elevada demanda como de la correspondiente oferta foránea de trabajadores de las diferentes calificaciones. En general el inmigrante preserva cuando menos sus condiciones de trabajo y mejora significativamente sus salarios con la particularidad que los trabajadores no calificados aceptan condiciones y salarios inferiores e incluso bastante inferiores a los locales. El abuso y el tráfico de mano de obra son frecuentes.

La política europea contribuye a esta perspectiva. Por un lado, la legislación de la UE ha establecido para los inmigrantes altamente calificados una Carta Azul13. Sus titulares pueden obtener visas de 1 a 3 años, prolongables, gozar de las ventajas de la movilidad al interior de la comunidad europea, e incorporar a sus beneficios a los familiares que les acompañen. Alemania ha ampliado sus ventajas. Facilita entre ellos el  auto-empleo y la formación de empresas, y no solo su empleo asalariado, y otorga visas a sus familiares sin exigirle el conocimiento de su idioma. Por otro lado, la directiva Bolkestein de la UE permite emplear trabajadores por breves períodos, bajo las pautas de sus países de origen,  las cuales generalmente son bastantes inferiores a las alemanas. Muchas veces la explotación laboral es evidente. Esta opción es frecuentemente utilizada por pequeños y medianos empresarios en particular polacos en la contratación de trabajadores poco calificados. Con frecuencia, las carencias de la inspección del trabajo y la inmigración a repetición permiten alargar considerablemente su empleo.

Es probable que la inmigración crezca en el futuro. A mediano plazo, si persisten las fuertes diferencias existentes entre los mercados de trabajo europeos; en el largo plazo, en mayor medida aún, si esas diferencias se conjugan con la esperada disminución de la población alemana. Aunque en la mayor parte de Europa la demografía declinará igualmente, en algunos países está aumentando. Esta segmentación puede generar nuevas corrientes migratorias. Son tendencias que usualmente generan mayores divergencias salariales y precariedad laboral, dada la discriminación que sufren con frecuencia los inmigrantes poco calificados o sin calificación, y las consiguientes dificultades de integración que ellos y sus familiares confrontan. Aquellas cotejadas por quienes son musulmanes son conocidas, al igual que las muestras de xenofobia asociadas. Por otro lado, la inmigración alemana de calificaciones elevadas actúa contradictoriamente respecto los países donde se origina la emigración. Por una parte, preserva en el corto plazo la actividad de sus competencias, cuando en sus países muchas veces están desocupados o con empleos precarios debido a la crisis. Por otra parte, actúa en el mediano y largo plazos como sifón de su desarrollo científico y tecnológico y sus perspectivas de innovación.

No es País de Cocaña

Un indicador de las limitaciones del modelo socio laboral alemán es la comparativamente elevada proporción de trabajadores que percibe bajos salarios relativos14: 22.1% de los obreros y empleados el año 2010; esta proporción es bastante superior al promedio de la ZE, donde fue de 14.8%, y en bastante mayor medida aún que en Francia, donde sólo representó 6.1% de los asalariados. Influye en esa ponderación las fuertes y crecientes diferencias salariales en Alemania, en especial entre quienes son afectados por la precariedad laboral y quienes son cubiertos efectivamente por la sindicalización y la negociación colectiva y están empleados en las actividades de mayor productividad. Los salarios inferiores e incluso los bajos salarios pueden originarse asimismo en el trabajo a tiempo parcial15 y en la contratación por tiempo determinado. Ambos son crecientes, a pesar de la relativa bonanza económica del país. El primero representaba 19.4% del empleo asalariado el año 2000, 26.6% el 2011. El segundo, 12.4% de los asalariados, el 2001;  14.7%, el 2011. Coincidentemente, la población en riesgo de pobreza o exclusión social16 es relativamente elevada: 19.9 % el año 2011, cuando en el conjunto de los 27 países de la UE fue 24.2%, en Francia 19.3%, 15.7% en los Países Bajos y 14.6% en Noruega. Como vemos, el paradigma germano confronta dificultades y contradicciones importantes, que se pueden agudizar si la recesión gana a la economía  de país. Incluso al margen de esta posibilidad, siempre existe la posibilidad que el gobierno busque manipular la información. Recientemente varios prestigiosos cuotidianos han informado que el gobierno alemán ha «endulzado» las cifras relativas a las diferencias sociales, los bajos salarios y la pobreza en el país17. ¿Todo lo que ayude a imponer su ejemplo es válido?

Publicada en: Economía Crítica

---

1 La información utilizada en este texto procede fundamentalmente de Eurostat, la fuente estadística oficial de la Unión Europea. Puede ser consultada en http://epp.eurostat.ec.europa.eu/portal/page/portal/eurostat/home/

2 En promedio, 3.7 veces más durante el periodo 2005-2012; 10 veces, durante los últimos dos años.

3 Especialistas en ciencias naturales, matemáticos, ingenieros, médicos, expertos en tecnología de la información.

4: OIT : «Informe Mundial sobre los salarios, 2012-2013. Los salarios y el crecimiento equitativo», Ginebra 2012. La estabilidad de lo salarios fue alcanzada en buena medida mediante el trabajo a tiempo parcial, cuya remuneración es inferior; y el mini-empleo, cuya retribución es bastante inferior.    Por el contrario, los salarios convencionales aumentaron alrededor de 1.5% anual.

5 Los salarios aumentaron 0.7 anual durante los años 2008-2011: Insee: «Salaires de base. Comparaison France-Allemagne, Informations rapides N°157, 25 juin 2012, los sindicatos metalurgistas obtuvieron el año pasado un incremento salarial de 4.3%. Este aumento sirve  de referencia al conjunto de la industria: Patrick Saint Paul : «Allemagne : Hausse historique des salaires dans l’industrie», Le Figaro, 25 de mayo 2012.

6 Reducir la duración del trabajo de 40 a 35 horas semanales o menos, favorece esa salvaguarda, y buena parte de los empleos, pero disminuye cuando menos en la misma proporción la remuneración del trabajador.

7 Uwe Lauterbach y Ute Lanzendorf : «El sistema dual de formación profesional en Alemania: funcionamiento y situación actual», Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, (30), 1977.Asimismo, Diane-Gabrielle Tremblay et Irene Le Bot : «Le système dual allemand : Analyse de son évolution et de ses défis actuels», Tele-université, Université du Québec, Montréal 2003.

8 OECD, Stats Extracts: http://stats.oecd.org/Index.aspx?DatasetCode=LEVEL

9 Alrededor de la tercera parte del salario de un trabajador calificado.

10 Previamente deben estudiar en un liceo técnico profesional.

11 La medida más importante de la cuarta ley Hartz es la reducción de las prestaciones de los desempleados de larga duración que rechazan aceptar empleos  por debajo de sus calificaciones. Asimismo, estos parados pueden ser empleados con salarios bastante inferiores a los establecidos por el convenio colectivo del sector. También permite reducir las prestaciones  los desempleados cuyos ascendientes o descendientes tienen economías.

12 Alemania es uno de los pocos pases europeos que no ha regulado el salario mínimo. En abril del año pasado el gobierno aceptó hacerlo. Aún no lo ha hecho.

13 Directiva europea 2009/50/CE del 25 de marzo de 2009.

14 Inferiores a 60% de la mediana de los salarios.

15 Puede ser realizado voluntariamente pero generalmente expresa carencia de empleo a tiempo completo, o dificultades para ejercerlo. Asimismo, comporta reducciones salariales relativamente importantes. Alrededor de 20% de los trabajadores alemanes a tiempo parcial se han mostrado deseosos de trabajar a tiempo completo.

16 Inferiores a 60% de la mediana de los ingresos disponibles equivalentes nacionales de los hogares una vez realizadas las transferencias sociales.

17 Joel Saget : «Berlin aurait édulcoré un rapport sur la pauvreté en Allemagne », Le Monde, 28 novembre 2012.


Escrito por


Publicado en

La Mula y el Mundo

Otro sitio más de Lamula.pe